Oaxaca
Oaxaca   
Tradición y orgullo
Adéntrate en el mundo mixteco-zapoteco de la Guelaguetza y Monte Albán, mientras saboreas una rica tlayuda.
Por Vania Olguín Balderas para Chavira Editores

Oaxaca es sinónimo de tradición y magia. Y este estado mexicano es punto infaltable en la agenda de todo viajero, ya que en su territorio encontrarás todo lo imaginable e inimaginable. 

Oaxaca, sin duda, es un paraíso de atracciones para el turista nacional y extranjero, y si tú vienes de la capital y gustas de viajar por las carreteras de México, sube el equipaje y a tu familia a tu vehículo y disponte a disfrutar de un placentero recorrido que en cuestión de cinco horas (460 kilómetros) te tendrá en la mera capital oaxaqueña, y con seguridad instalado ya en su tradicional mercado comiendo unas ricas tlayudas.

Ubicado al sureste de la República Mexicana y siendo la entidad con el primer lugar en mayor diversidad étnica y lingüística con 3.5 millones de habitantes, Oaxaca simboliza una de las más grandes representaciones de la belleza cultural e histórica reconocida mundialmente. Está conformada por ocho regiones que la enriquecen de vida y cultura, comenzando por Valles Centrales, Sierra Norte, Sierra Sur, Costa, Mixteca, Cañada, Papaloapan y el Itsmo.

El origen oaxaqueño

Dos son las civilizaciones que fundaron gran parte de la historia y compitieron por largo tiempo para tener el dominio total del territorio. Las civilizaciones zapoteca y mixteca ganaron batallas por el control, hasta la llegada de los españoles, que pusieron fin a esa eterna rivalidad, porque la tradición y la valiosa herencia siguen creciendo hasta nuestros días. 

Personajes destacados en el pueblo oaxaqueño han dejado huella no solo en la historia de nuestro país, sino ante los ojos del mundo. El 'Benemérito de las Américas', Benito Juárez, Porfirio Díaz, José Vasconcelos, los hermanos Flores Magón, el pintor Rufino Tamayo y Miguel Cabrera, son algunos de los nombres que sobresalen entre tantos otros. 

En 1987, la UNESCO reconoció a la Zona de Monumentos Históricos de la Ciudad de Oaxaca y a la Zona Arqueológica de Monte Albán y Mitla, como Patrimonio Mundial. Así como encontramos un universo de tradiciones y cultura, también podrás disfrutar de una enorme diversidad de flora y fauna que caracteriza a este bello estado. Parte de él son las selvas bajas, las zonas montañosas y los bosques de coníferas, la selva seca, húmeda y la costa que completan el escenario natural. Su fauna es diversa; el tapir, el puerco espín, la musaraña, el armadillo, el puma, la culebra, la víbora de cascabel, el mono aullador, el jaguar, el ocelote y la tortuga caguama, son solo algunos que podemos mencionar, estos últimos en peligro de extinción.

Fiesta y tradición... Un estilo de vida

Si hay algo que haga muy especial este emblemático estado, son sus costumbres y tradiciones. Si quieres vivir una fiesta única y diferente, anímate a visitarlo durante fechas especiales, en las que formarás parte de una experiencia imborrable.

Para fiestas representativas solo una, la Guelaguetza. También conocida  como la del 'Lunes de Cerro', conforma el máximo festejo para todo el pueblo oaxaqueño y tiene como significado, en pocas palabras, el acto generoso de dar y ser correspondido siempre por el que recibió. Es celebrado los dos últimos lunes de julio y congrega a todos los hombres y las mujeres de las ocho regiones de la entidad para ofrecer y compartir lo mejor de sus productos, música, vestidos y danzas.

Oaxaca también te ofrece la Noche de Rábanos, tradición originada por artesanos desde 1897, que se dedican a crear bonitas y originales creaciones con rábanos para que por la noche un jurado dé el veredicto con un ganador por cada categoría.

Ya vienen el 1 y 2 de noviembre, fechas que para todo México representan creencias históricas, pero para este estado simbolizan más que una tradición. Es ya una costumbre remota poner altares en las casas con ofrendas adornadas y abundantes en comida para todos los difuntos que llegan de su largo recorrido. Es por ello que no puede faltar un buen vaso de agua para calmar la sed y el cempasúchil en cada camposanto da el sello final para el Día de Muertos tradicional.

La llegada de la Navidad también está próxima y el pueblo oaxaqueño aprovecha para celebrarlo con el arribo del Niño Dios y sus padrinos, encargados de llevarlo desde su casa hasta el templo del barrio en coloridos carros alegóricos que hacen de la procesión hasta la Catedral un evento único de ver. Esta bonita tradición es mejor conocida como Las Candelas, ¿te animas a presenciarla?

El Árbol de Tule, en Santa María de Tule, te dejará sin palabras, simplemente una belleza natural que simboliza un imponente paisaje zapoteco. Midiendo 40 metros de altura y con un perímetro de 42, aproximadamente, se estima que tiene más de dos mil años de vida. Sus nudos y la peculiaridad de su corteza hacen más creíble su leyenda sagrada.

Los alebrijes son otra representación cultural que decora cada rincón de los hogares oaxaqueños. Seres mágicos, creados de madera tallada y pintados a mano que tienen forma de animales abstractos, mitad aves y mitad mamíferos, perros con alas y cuernos; cualquier sueño puede convertirse en una fantasía artesanal. No dudes en llevarte el que más te guste cuando vayas de visita, ¡no te arrepentirás!

Arquitectura que impone

En cuanto a edificaciones impresionantes, Oaxaca también tiene lo suyo. Si disfrutas de admirar cada construcción y deleitarte con la vista nocturna de luces que le dan a cada edificio, date una vuelta y toma las fotos que quieras para tu colección.

La Catedral Metropolitana de Oaxaca pone el ejemplo con su bello diseño inspirado en las catedrales de México y Puebla. La Basílica de la Soledad, ubicada a seis cuadras del Zócalo de la ciudad de Oaxaca, fue construida en los primeros años posteriores a la Conquista de México y hecha en cantera verde y amarilla (la fachada).

El edificio de Bellas Artes, con un estilo barroco y monogramas de Jesús, María y José, te dejará encantado.

Si de zonas arqueológicas se trata, no dudes en visitar estos lugares tan reconocidos mundialmente. Monte Albán y Mitla forman parte de los preciosos tesoros históricos del estado. El primero, ubicado a 10 kilómetros de la ciudad, es el mayor atractivo turístico de Oaxaca. Por algo es considerado Patrimonio Cultural de la Humanidad. Consta de la Plaza Central, la Plataforma Sur, Plaza de los Danzantes, Edificio L y el Juego de Pelota Grande, cada uno con una historia y origen de nuestros antepasados. Llegar aquí por carretera es sencillo, está a 25 minutos del centro de la ciudad (10 kilómetros) y cuenta con área de estacionamiento.

Las ruinas de Mitla se localizan en Tlacolula, a 46 kilómetros de la ciudad de Oaxaca. De una majestuosidad zapoteca natural, constan de cinco áreas: Grupo Norte, Grupo de las Columnas, Grupo del Adobe o Calvario, Grupo del Arrollo y Grupo del Sur. Date una vuelta y disfruta de los bordados y el mezcal artesanal que producen ahí mismo.

Sazón oaxaqueña

Como todos sabemos, la comida mexicana es uno de los más grandes orgullos, internacionalmente hablando. Oaxaca ha aportado mucho a este importante título, ya que todos sus platillos son típicos de cada región con un sabor muy particular.

Enamórate de los sabores, las texturas y los aromas que todas las opciones culinarias te ofrecen. No puedes dejar de visitar Oaxaca sin probar su gran variedad de mole y todas las maravillosas creaciones de sus platillos. El maíz también es motivo de satisfacción con los guisos de cada región, como las exquisitas memelas y los molotes elaborados de masa y rellenos de papa con chorizo o plátano.

Prueba las tortillas gigantes de maíz con pollo, cecina y chorizo, preparadas con lechuga, quesillo, frijoles, salsa y, como toque final, chapulines. ¿Se te antoja? Búscalas como las tlayudas, son las más famosas. ¡No te quedes con las ganas!

Para acompañar, las aguas frescas de guanábana con almendra, ciruela, zapote, sandía, tuna o chicozapote. Y sin duda, el tejate es la bebida más reconocida entre todas; consiste en cacao molido y licuado en agua de maíz. Pero si eres amante del chocolate, esta es tu oportunidad para degustar un clásico chocolate oaxaqueño y pan dulce, ¡delicioso!

¿Te gusta la aventura?

Para todos los viajeros con mucha energía y sentido de aventura, Oaxaca también les brinda opciones para divertirse. Debido a la ubicación geográfica y su gran biodiversidad, el estado brinda espacios que te permiten hacer caminatas, ciclismo de montaña, rapel, escalada, tirolesa, cabalgata, kayak y campismo. Dentro de la Sierra Norte está Lachatao, Campamento del Norte, Llano de las Flores, San Pedro Nexicho y Cabañas Xhendaa, entre otros.

En Valles Centrales se encuentra El Rincón de San Agustín Etla o El Carrizal. En la Mixteca encontrarás Las Huertas, San Pedro Molinitos o la Presa de Yosocuta. Mientras que en la Sierra Sur puedes divertirte en Finca La Gloria, Finca Monte Carlos o Ecotel El Refugio.

Por último, no dejes de visitar la zona de Costa y conocer La Escobilla, Casa Mermejita y Yuviaga, por mencionar algunos.

Planea tus vacaciones y comprueba que Oaxaca es una excelente opción carretera para pasar la mejor de las experiencias en compañía de los que más quieres.


ediciones anteriores