Costa Esmeralda
Costa Esmeralda    
Naturalmente brillante
Si existe algo que caracteriza a nuestro país, es la amplia gama de lugares mágicos y desconocidos con los que cuenta. Uno de ellos se encuentra en la franja que recorre el centro de Veracruz por toda la extensión del Golfo de México.
Por Por Aldo Chávez López para Chavira Editores Fotos: Eduardo Báez

Si te gusta el mar y quieres salir de la rutina, no hay mejor destino que la Costa Esmeralda, uno de los principales destinos turísticos de Veracruz y de México. Son 20 kilómetros de playas de arena tostada y aguas de tonos verdes: de ahí su nombre.

Abarca las poblaciones de Tecolutla y Nautla. Su apacible oleaje es ideal para nadar y practicar actividades acuáticas como esnórquel y pesca. Costa Esmeralda es sin duda el sitio indicado para abandonar el estrés de las grandes ciudades.

Sólo 320 kilómetros la separan de la Ciudad de México. Por la Carretera Federal 180, la Costa Esmeralda puede ser también punto de partida hacia otros lugares de Veracruz, como la zona arqueológica El Tajín y el pueblo mágico de Papantla.


PUNTO DE PARTIDA

La belleza de la Costa Esmeralda es una invitación para conocer lugares como la zona arqueológica El Tajín, donde en medio de la selva y el verde los árboles, se alzan impresionantes estructuras que conforman este lugar sagrado que fuera la capital de la civilización totonaca.

El Tajín se encuentra en la parte norte del estado de Veracruz, a pocos kilómetros de la ciudad industrial de Poza Rica y del Pueblo Mágico de Papantla. También es conocido como 'Ciudad del Trueno', debido a un ancestral dios al que le pedían que trajera lluvias.

Es considerado Patrimonio Mundial por la UNESCO gracias a sus bellas construcciones arqueológicas y la historia que alberga cada una de sus estructuras, que han atraído la atención de turistas nacionales e internacionales.

Cada año durante marzo se lleva a cabo el famoso festival 'Cumbre Tajín', donde el arte, la música y la cultura se unen para dar la bienvenida a la primavera, en torno a la cultura indígena totonaca.

 

PARA CHUPARSE LOS DEDOS  

Algunas de las playas más conocidas de este mágico lugar son Boca de Lima, Cabo Alto, Playa Verdad, Miramar y Playa Oriente, en todas podrás disfrutar de deliciosos platillos que harán de tu paladar una fiesta de sabores con los diferentes platillos que aquí te ofrecen, hechos a bases de pescados y mariscos totalmente frescos.

 

En Costa Esmeralda la comida debe preocuparte poco, pues existe gran variedad de palapas y restaurantes que dejarán a tu estómago más que satisfecho y tu rostro con una gran sonrisa. 

 

Algunos platillos típicos de la región son el pulpo fresco en su tinta, el pescado en escabeche, las empanadas de camarón, el pescado frito y otras muchas delicias. En tu visita no puedes dejar pasar tres comidas que te dejarán enamorado de Veracruz: el chilpachole, un rico caldo picante hecho de jaiba con pimienta y epazote; el huachinango, que consiste en un pescado preparado con salsa de jitomate y aceite de oliva y, por último, pero no por eso menos delicioso, el zacahuil, un tamal relleno de carne de puerco envuelto en una hoja de plátano, que le da un sabor único e incomparable.  

 

DIVERSIÓN ECOTURÍSTICA

Si lo tuyo es ayudar a la conservación de la naturaleza, Costa Esmeralda es un lugar al que no puedes dejar de acudir, pues el medio ambiente alrededor de la zona se encuentra casi intacto, gracias a los esfuerzos de las comunidades que ahí habitan y luchan por mantener el área en su estado más puro y natural.

Costa Esmeralda es magia que enamora. Ese toque ecologista con el que cuenta, hace de sus playas limpias y verdosos manglares el perfecto lugar para un descanso sin preocupación.

A unos pocos kilómetros se encuentra el municipio de Tecolutla, donde se puede disfrutar de apacibles paseos en lancha con destino a la Cueva del Pirata o al Estero de la Mojarra, para luego concluir el recorrido con bella música regional y una fresca nieve de coco.

En Tecolutla se encuentra el campamento tortuguero Vida Milenaria, el cual forma parte importante también de Costa Esmeralda, ya que en él se protegen tres de las ocho especies de tortugas marinas que existen en el mundo; esto además de liberar alrededor de 70 mil cada año, con ayuda de habitantes del municipio y turistas que contribuyen a la preservación de la fauna marina de Veracruz. 

 

AQUAVENTURAS Y MÁS? MUCHO MÁS

Si lo tuyo es la aventura extrema y la adrenalina, en Costa Esmeralda podrás encontrarla sin problema alguno. Las grandes playas que aquí están son perfectas para practicar pesca, esquí, buceo o un paseo en lancha para ver el bello atardecer.

Un deporte que ha tomado popularidad es el famoso wakeboard, que consiste en deslizarse sobre el agua encima de una tabla que es arrastrada por una moto acuática, y que poco a poco toma una velocidad increíble. Aquí, la adrenalina por no caerte provocará en ti una sensación indescriptible. Esta actividad la puedes realizar en las playas de Costa Esmeralda, Monte Gordo y Tecolutla.

En el Río Filobobos también se practican actividades solo para valientes. A través de un recorrido que alcanza los 18 kilómetros, los visitantes vivirán la emoción de sus rápidas y trepidantes cascadas, que varían su nivel de dificultad dependiendo la estación del año.

Costa Esmeralda es una belleza ciento por ciento mexicana, que debes disfrutar y vivir en carne propia. No dejes que te cuenten y aventúrate a explorar los mágicos lugares que guarda nuestro país, los cuales tienen diferentes e impresionantes historias. 


  • Catemaco y su laguna (en la Sierra de los Tuxtlas) es una de las principales atracciones turísticas de Veracruz

  • Vestigio de la cultura totonaca que imperó en esta entidad mexicana.

  • Costa Esmeralda, una paraíso veracruzano localizado entre Nautla y Tecolutla, a 160 kilómetros del puerto.

  • La vasta y sabrosa gastronomía veracruzana la encontramos en cada rincón jarocho,

  • Fiel testimonio de que hemos llegado a Papantla, Veracruz, mundialmente célebre por sus danzantes,

  • La Pirámide de los Nichos, en El Tajín, la mayor herencia de la cultura totonaca.

ediciones anteriores