Woodward Dream Cruise
Woodward Dream Cruise   
Las cerezas del pastel
Si te han dicho que existe un evento de muscle cars más espectacular que este en el mundo, te han mentido, pues no hay nada que se le compare a Woodward, en el corazón de Detroit.
Por Por Héctor Torres García de Alba Fotos: Franky Mostro

Y como era de esperar, los Mopar se distinguieron de todos los demás. Y vaya que no era tarea fácil, pues la crema y nata del acero de Michigan rueda en esa larga avenida, que podría calificarse de aburrida durante 362 días del año.

Justo en una esquina clave en medio del tumulto se ubicaba la guarida de Mopar, en donde algunos ejemplares clasificados, entre ellos un Dart 1967 construido por Gas Monkey, y el famoso Charger de Finnegan y 'Fried Burger' de Road Kill, dominaban las miradas, esto sin contar múltiples Hemi Cudas, Superbirds, Challenger T/A Road Runners. Jamás habíamos visto un tesoro tan nutrido y abundante junto.

Todo tipo de autos se ven rodando por ahí, incluso la policía más cruel y menos flexible del mundo permite algún tipo de divertidas estupideces como burn outs o primerazos a fondo ante la atónita mirada de la gente que grita al mismo nivel que al presenciar un touchdown ganador de último segundo.

Y si bien existen algunos intrusos, llámense superautos europeos, no tienen nada que hacer ahí, no hoy, no ese día, de hecho no se les festeja y se les ve con malos ojos y solo las ovaciones se las puede llevar un HEMI 426, sí, de esos originales con 425 HP alimentados con 2 enormes carburadores Carter, los cuales cuentan con un sonido inconfundible sin alcanzar a ver el modelo de carrocería una cuadra antes se distinguen para luego ver pasar con calma a los monstruos.

Los antiguos garajes y talleres ahora se han convertido en cafés y pubs, para albergar a un millón de personas que se abarrotan para ver rodar a casi 40 mil autos destacando de los años 50 hasta mitad de los 70. Una verdadera fiesta del músculo americano, el cual no debe faltar, pues a diferencia de otros eventos, aquí los 'Trailer Queens' no se ven. Todos llegan rodando de prácticamente toda la Unión Americana y regresan de la misma manera.

'Changoleón'

Sin duda, el auto que se llevó el evento fue este Dart de 1967, construido por Alan de Gas Monkey, que cuenta con la particularidad de un motor de Challenger Hellcat con 707 HP. Esta combinación de un carro mucho más ligero con el mejor motor del momento, da como resultado un capricho que devora el ¼ de milla en 10 segundos. Aunque usted no lo crea, nosotros nunca lo dudamos.


  • ¿Qué hubiera pensado Buddy Baker al ver su auto consentido vuelto a la vida?

  • El interior de este 300 es una auténtica bofetada a la humildad.

  • 440 Six Pack y aguijón bien afilado... ¿quién acepta el reto?

  • Cuarenta grados centígrados y nunca se quejó.

  • Road Runner: el auto que nunca llegó a México... ¡por exceso de coyotes!

  • Para crear un monstruo como éste, la imaginación es tu límite. Gracias, Alan.

  • "Fried Burger" y Finnegan, estrellas de "Road Kill" y entusiastas de Mopar.

  • Música y caballos de fuerza se dejaron sentir en el stand de Dodge.

  • Aún en Woodward, el estilo californiano manda.

  • Plymouth Cuda AAR, tan raro como una nevada en Acapulco.

ediciones anteriores