FORWARD LOOK
FORWARD LOOK   
Trazando el futuro
Forward Look fue como se llamó al lenguaje de diseño que revolucionó el estilo de los autos del Grupo Chrysler a mediados de los años 50, y lo colocó a la cabeza de la industria automotriz americana.
Por Por Edmundo Cano

A la entrada de los años 50, el presidente de Chrysler Corporation, K.T. Keller, estaba preocupado por la tímida apariencia que sus autos tenían frente a la competencia por parte de Ford y General Motors, por lo que en un movimiento que haría historia en la industria automotriz, contrató a Virgil Exner, el genial y codiciado diseñador que acababa de abandonar Studebaker, marca a la que le dio una nueva imagen, que en ese entonces era revolucionaria.

Keller quería exactamente eso para todos los productos Chrysler, por lo que puso a Exner al mando del Centro de Diseño Avanzado del grupo, donde hizo equipo con Cliff Voss y Maury Baldwin, pero también con Luigi Segre, de la firma italiana Carrozería Ghia. Pronto, Exner comenzó a producir "autos idea" en conjunto con Ghia, verdaderos concept cars que servirían como inspiración y antecedente directo a lo que Exner mismo llamaría el Forward Look, el nuevo lenguaje de diseño que permearía en toda la línea de autos del Grupo Chrysler a partir de 1955, que además eran totalmente nuevos, no compartían un solo elemento con sus predecesores.

El resideño era absolutamente radical. De tener una apariencia muy conservadora y "cuadrada", los autos Chrysler, Dodge, Plymouth, De Soto e Imperial se veían ahora absolutamente vanguardistas, con una silueta baja y más larga, hecha posible gracias a la incorporación de las salpicaderas a los flancos del auto sin algún tipo de protuberancia, un largo cofre y una cajuela más corta, así como a una muy baja altura de sus toldos y a enormes áreas de vidrio que daban la impresión de que el techo de los autos estaba "flotando". Desde los modelos más económicos como los Plymouth, hasta el tope de línea de Chrysler, el Imperial, pasando por el nuevo ofrecimiento de alto rendimiento, el 300C, absolutamente todos los carros lucían el nuevo "Look de los 100 millones", como se publicitaba el Forward Look.

Un elemento que aportó en gran medida al dramatismo visual de la gama Chrysler fue la incorporación de las aletas traseras. Exner se inspiró en el trabajo de otro genio del diseño, Harley Earl, quien en 1948 agregó pequeñas aletas a las salpicaderas traseras de la línea Cadillac de ese año. Exner tomó este elemento y lo hizo mucho más prominente, pues creía en los beneficios aerodinámicos de estos "estabilizadores", como él les llamaba. En los modelos de 1955 y 56 esta característica era notable, pero aún discreta, sin embargo de 1957 en adelante las aletas traseras crecieron dramáticamente, y se convirtieron un elemento estilístico definitorio en los autos del Grupo Chrysler.

A partir de ese año los diseños de toda la línea se volvieron aún más estilizados, con perfiles más afilados en la parte frontal y la trasera rematada con las prominentes aletas. Dependiendo de la marca, el auto podía tener muchísimos adornos de cromo, pintura a dos o incluso tres tonos, o algunos de los diseños más limpios y con menos molduras que se vieron en los años 50, sobre todo a finales de la década, donde el uso de adornos cromados y la exageración de formas llegó a niveles para muchos excesivos, y no únicamente en el caso de Chrysler, sino de sus competidores en Detroit, que buscaban producir vehículos cada vez más impactantes para llegar a más consumidores.

Sin embargo, la fórmula para más ventas no solo recaía en los atrevidos diseños, también en la incorporación de tecnologías novedosas, y en esto los coches Chrysler también tenían una marcada ventaja sobre su competencia gracias al recién lanzado motor V8 Hemi en versiones Chrysler, De Soto y Dodge "todas diferentes, aunque parezca difícil de creer" que los pusieron a la cabeza de la repentina guerra de caballos de fuerza e innovación que se libraba en Detroit en aquellos años, pues para 1958 los Hemi más "calientitos" producían más de 300 caballos de fuerza, que en esa época era una cifra verdaderamente sorprendente para un carro de serie.

No obstante, las tendencias de diseño se movían rápidamente en aquella época, y a la entrada de los años 60 las aletas iban perdiendo fuerza. El modelo 1962 es considerado el último de los extravagantes diseños del Forward Look, pues para 1963 las líneas de todos los autos del Grupo Chrysler se volvieron más cuadradas, acorde con la tendencia angulosa y de líneas rectas que iba tomando fuerza, e incluso para 1962 algunos carros ya habían sido rediseñados, perdiendo la gracia y finura que los había caracterizado durante toda la década pasada, hasta el punto en que el propio Exner los llegó a llamar "gallinas aplastadas" unos años después. 

A pesar de haber durado poco, el Forward Look cambió las reglas del diseño en Detroit y significó para Chrysler no solo un aumento impresionante en ventas, sino una de sus mejores épocas, que es recordada con cariño y respeto por todos los amantes de la cultura automotriz americana, ya que le regaló al mundo algunos de los mejores diseños que jamás han salido de Detroit.


  • El Dodge Firearrow de 1954 fue diseñado por Exner en colaboración con la firma italiana Ghia, y fue uno de los precursores directos del "Forward Look".

  • El Chrysler 300C de 1955 fue el primer ofrecimiento de alto rendimiento de la marca, gracias a un motor Hemi V8 de 300 hp.

  • El Dodge La Femme fue un experimento de marketing, ya que era un auto enfocado al público femenino. El concepto sólo duró dos años en producción, 1955 y 56.

  • La Crown Limousine era el tope de línea de Imperial en 1956, y por lo tanto, la máxima expresión del grupo Chrysler en aquella época.

  • El De Soto Adventurer de 1957 fue uno de los autos más cargados de accesorios y cromo del movimiento "Forward Look", con los toques dorados característicos de la firma.

  • Las aletas de los Plymouth de 1960 fueron las más exageradas del ?Forward Look?, como atestiguan las enormes puntas de este Fury convertible.

  • Para muchos, el diseño del Dodge Dart Phoenix de 1960. fue uno de los menos agraciados del ?Forward Look?, debido a su exagerada parrilla y al uso de pequeñas aletas para acentuar sus calaveras redondas.

  • El Plymouth Fury fue uno de los consentidos del ?Forward Look? debido a su limpia pero agresiva apariencia y a los potentes V8 opcionales bajo su cofre.

  • El Chrysler Imperial Crown Southampton de 1959 tenía la particularidad de ofrecer una carrocería hardtop, es decir, sin poste B que obstruyera el flujo de las ventanillas laterales.

  • Para la década de los 60, el ?Forward Look? comenzaba a dar paso a líneas más angulosas y con elementos más ?cuadrados? , como la parrilla de este Chrysler 300F.

ediciones anteriores