Dodge Power Wagon
Dodge Power Wagon   
De cepa militar
La Dodge Power Wagon es uno de los más grandes ejemplos de la aplicación de tecnología bélica para uso civil, pues por casi tres décadas este enorme armatoste fue la camioneta de trabajo más ruda del mundo.
Por Por Edmundo Cano

Durante la II Guerra Mundial, Dodge desarrolló un vehículo multipropósito para la Armada de los Estados Unidos. Conocido internamente como WC Series, el mismo compartía una arquitectura general ?el chasís, la mecánica? pero la carrocería era verdaderamente multifuncional. Había desde camiones y camionetas para transporte de personal y armamento, hasta versiones compactas estilo Jeep con montaje para ametralladoras, así como algunas verdaderamente especializadas, como ambulancias o una extraña unidad equipada para instalar líneas telefónicas.

La serie WC fue muy exitosa, Dodge produjo más de 250 mil unidades de 1941 a 1945 ?algunas carrocerías se produjeron por miles, de varias no hubo más de 50? y sirvió bien a la armada norteamericana durante el conflicto. Luego de acabada la guerra, se dio un fenómeno interesante: muchos de los soldados que regresaron a sus hogares, especialmente aquellos que tenían necesidad de un vehículo de trabajo ?granjeros, ganaderos, mineros, constructores? y que habían usado los camiones Dodge WC durante el conflicto, comenzaron a pedirle a Dodge que les vendiera los vehículos que le habían sobrado de los que fabricó para el Ejército, o que simplemente produjera una versión civil de sus camiones militares.

Viendo un nuevo nicho de mercado que prácticamente surgió solo, y el cual podría satisfacer sin muchos problemas, Dodge puso a sus ingenieros a trabajar en una versión civil del WC Series, usando la mayor cantidad de piezas y componentes ya existentes, para que los costos de desarrollo fueran lo más bajos posible y, sobre todo, que se pudiera lanzar cuanto antes. En marzo de 1946 llegó a las agencias Dodge de todo el mundo la imponente Power Wagon, que fue un éxito inmediato.

Mucho de ese triunfo radicaba en que Dodge decidió conservar muchos de los componentes de uso rudo que tenían los camiones militares, como los ejes con caja de transferencia de dos velocidades en vez de solo una, y una relación en los diferenciales de 5.83:1, básicamente excesiva para uso civil, pero ese era justo el punto, que estuviera sobrada en prácticamente todas sus capacidades. El motor era un 6 cilindros de cabeza plana de 3.8 litros acoplado a una transmisión manual de 4 velocidades. La cabina era totalmente cerrada, sacada de los camiones comerciales Dodge ?las militares eran abiertas de las puertas o el toldo? con el frente del WC Series, y las salpicaderas planas también se mantuvieron, tanto por facilidad de producción y limpieza, como para evocar la proveniencia militar de la Power Wagon. Incluso los rines de camión y las llantas todoterreno se conservaron. La enorme caja de carga fue la única pieza nueva que tuvo que fabricarse para el modelo civil.

Durante 22 largos años, la Power Wagon recibió mejoras técnicas menores para mantenerla competitiva y actualizada, pero en realidad siempre siguió la misma fórmula, al grado de que seguía viéndose prácticamente igual en 1968, año en que fue retirada del mercado americano por no cumplir con las regulaciones federales de seguridad, esto debido a sus salpicaderas protuberantes, amén de que su diseño, en efecto, databa de los años 40. Sin embargo, Dodge siguió produciéndola, básicamente sin cambios, hasta casi 1980 para los mercados extranjeros, principalmente países en desarrollo donde seguía habiendo demanda por un vehículo de trabajo muy aguantador y sencillo.

El nombre Power Wagon fue usado por Dodge durante muchos años para versiones especiales de sus pick-ups de producción normales, desde las W-200 de los años 60, hasta las primeras Ram. En la actualidad, incluso, hay una Ram Power Wagon, continuando con esta tradición. Pero ninguna de ellas ha podido compararse con las capacidades de la original, que debido a su proveniencia militar, era un vehículo único e inalcanzable para una mera pick-up ?normal?. 


  • La fortaleza de la Power Wagon le permitía afrontar tareas que para otras camionetas simplemente eran imposibles. Aquí, con un pequeño arado, cual tractor.

  • Su origen militar era fácilmente adivinable con solo ver el tamaño de cualquier elemento presente en una Power Wagon, desde las enormes llantas hasta la larguísima batea.

  • La cabina era de una camioneta civil, pero el frente venía directamente de los camiones militares de la serie WC que tan bien sirvieron a la armada estadounidense durante la II Guerra Mundial.

  • Dada su robusta naturaleza y su capacidad de transitar en casi cualquier terreno, no era raro que la gente modificara y personalizara sus Power Wagon para satisfacer las más amplias necesidades. Una carrocería woodie nunca fue ofrecida oficialmente, pero eso no impidió que el dueño de este ejemplar se hiciera la suya.

  • Aquí está el pasado militar directo de la Power Wagon, el camión Dodge WC-62 con doble eje trasero y cabina abierta, con capacidad de carga de una tonelada y media.

  • Restaurar una Power Wagon es relativamente simple, pues todos sus componentes mecánicos ya existían al momento de su creación, y las piezas de la carrocería exclusivas son sumamente simples de fabricar.

  • El nombre Power Wagon ha sido usado en varios modelos de las camionetas Dodge de producción, solamente la primera generación, de origen militar, fue un modelo exclusivo.

ediciones anteriores