Cuauhtémoc 4x4 Off Road Camping Fest
Cuauht√©moc 4x4 Off Road Camping Fest   
Diversión off-road
La edición anual de este emocionante evento estuvo llena de acción, camaradería y muchas sorpresas.

La cita fue el viernes 22 de mayo, a las 9:30 a.m., para abordar los autobuses que nos llevaron a la visita programada a la planta Chrysler de ?Derramadero?, donde hoy por hoy se producen las mejores camionetas pick-ups y camiones del mundo.

Fue un privilegio entrar a las instalaciones y conocer de primera mano la nueva filosof√≠a WCM World Class Manufacturing de la FCA (Fiat Chrysler Automobiles), que al cabo de tres a√Īos consecutivos, le han permitido conseguir el liderazgo en la rama de camiones y camionetas.

Por la tarde la cita  fue a las 17 horas en el Bibilo Parque Norte. Muy puntuales, uno a uno fueron llegando los participantes en sus veh√≠culos 4x4, dentro del parque nos esperaban los organizadores para completar el registro y entregar los kits de regalo para los inscritos, que inclu√≠an los boletos de la cena y desayuno, y el tan esperado boleto para la rifa de la Cherokee Sport.

Una rica cena de empanadas argentinas, con refresco, dio el toque final a la velada, y nos dispusimos a preparar todo en nuestra ?Cherokeeta?. Tanque lleno de gasolina, viandas ligeras de alimentos para la ruta.

Al d√≠a siguiente, cerca de las nueve de la ma√Īana lleg√≥ el alcalde de Saltillo, ingeniero Isidro L√≥pez, quien nos dirigi√≥ unas palabras y dio el banderazo de salida.

Los lideres marcaron la primera parada oficial, para desinflar los neum√°ticos, y con un tiempo cronometrado de cinco minutos de diferencia salieron los grupos. A diferencia del a√Īo pasado, se integraron dos rutas distintas, una, la subida a las antenas para veh√≠culos modificados, y una m√°s, al lecho de un arroyo para veh√≠culos y pilotos extremos.

Después de sortear los primeros pasos de la ruta, decidimos acoplarnos con los modificados y subir a las antenas, en las que se requiere un poco de experiencia y un bloqueador para el ascenso. Para sorpresa nuestra, el cuesta era demandante, ahora sí usamos la 4L, pudimos trepar todos los del grupo sin mayores problemas. En la cima, la vista de la ciudad de Saltillo era espectacular.

Tras un rato bajamos en la 4L, nos dirigimos al encuentro de las demás caravanas al ejido El Diamante, donde la comunidad nos tenía sendas viandas de taquitos y gorditas de diferentes guisos a la orilla de la presa.

Continuamos con el recorrido. Los siguientes kil√≥metros de terracer√≠a nos llevaron hasta la carretera 57, no sin antes brindarnos un poco de diversi√≥n en unos charcos de lodo que hicieron la delicia de chicos y grandes. Bordeamos la carretera hasta una brecha que nos subi√≥ de nuevo a la sierra. Los paisajes maravillosos resaltaban el frondoso verde del bosque, de pronto unas se√Īales nos desviaron de la brecha principal, para adentrarnos en dicha zona que puso en aprietos los veh√≠culos m√°s largos que la sufrieron para las cerradas vueltas en 90 grados o m√°s.

Finalmente en una explanada, el líder del grupo nos detuvo y pidió a los pilotos que bajáramos a una plática informativa. Faltaban apenas unos kilómetros para llegar al campamento, nos tomamos la foto de grupo y nos advirtieron de lo que nos esperaba: una bajada en un pared de poco más de 50 metros con una fuerte inclinación de más de 40 grados.

Ni tardo ni perezoso, ped√≠ permiso para adelantarme y afrontar el reto y dar confianza a los pilotos novatos, 4L puesta y sin bloquear el freno dejamos que la camioneta hiciera lo suyo. La respiraci√≥n se detuvo al sentir que se despegaba la llanta trasera del suelo y escuchar un alarido de los compa√Īeros, quienes miraban desde arriba la bajada. As√≠, uno a uno bajamos la pared, con solo algunos sobresaltos de quienes pisaban el pedal de freno a fondo, pero sin mayores complicaciones.

Ahora s√≠ llegamos a una explanada grande vigilada por efectivos militares. Nos dispusimos a escoger nuestra √°rea para acampar,  poner las casas de campa√Īa, y disfrutar del festival que nos hab√≠an preparado, y sobre todo a esperar la rifa, en la que muy buenos premios se repartieron gracias a la gentileza de los patrocinadores.

Para ser merecedor de los regalos, fue requisito realizar una labor social, previamente dise√Īada, como sembrar un √°rbol, hacer represas de gaviones, pintar una escuela en el ejido, o quitar el heno (paixtle) de los √°rboles afectados, todo esto supervisado por los amigos de Profauna y Semarnat.

Después de las siete, nos ofrecieron una rica cena que nos supo a gloria. Los grupos musicales amenizaron la tardeada, la plática entre los amigos y recién conocidos, era sobre cómo les había ido en cada uno de los obstáculos. La camaradería nos hizo de nuevos amigos, y por fin el momento de la rifa llegó.

En eso est√°bamos, cuando Tl√°loc dej√≥ sentir su furia con fuertes aguaceros, pero nadie se mov√≠a de su lugar, debajo de los toldos previamente dispuestos para el evento se repartieron los premios sorteados con la ?mano santa? de los peque√Īines que nos acompa√Īaron en la traves√≠a, hasta que lleg√≥ el momento esperado por todos: el premio principal, una Cherokee Sport 97, equipada por los patrocinadores, arreglada con suspensi√≥n, llantas, defensa, winch y faros nuevos, entre otras cosas.

El buen ambiente continuó con el grupo de Los Vázquez, que fue la delicia de todos, hasta cerca de la medianoche, hora fijada para apagar las luces y el sonido. Ahora sí a dormir.

Por la ma√Īana, los madrugadores buscamos prepararnos una taza de caf√©, mientras llegaba el desayuno, y poco a poco entraba el sol a las casas de campa√Īa, a despertar a los que a√ļn continuaban acostados. Un desayuno con sabor a nuestra gente con ricas gorditas, caf√© con canela y champurrado, entre otras cosas, fueron una exquisitez en ese lugar a esa hora.

Un poco m√°s tarde, para media ma√Īana, se realiz√≥ la √ļltima actividad, una prueba de habilidad y destreza para pilotos novatos, emulando los sistemas de competencia, que permiti√≥ que se sintieran competidores en una justa contra sus propios temores e inexperiencia, d√°ndoles confianza al conocer las bondades del manejo de 4x4 en obst√°culos previamente dise√Īados para poner a prueba su concentraci√≥n y la preparaci√≥n de sus veh√≠culos.

 As√≠, al filo del mediod√≠a emprendimos el regreso, cada uno a su ciudad de origen, despidi√©ndonos de los amigos, con muchas ganas de volver el pr√≥ximo a√Īo a otro evento del Cuauht√©moc 4x4 Off Road Camping Fest.



  • M√°s de 120 veh√≠culos listos para emprender la emocionante ruta.

  • Siempre acompa√Īado de su fiel 'Cherokeeta', Hugo 'El Potro' Trevi√Īo nos acompa√Ī√≥ con su entusiasmo y conocimientos.

  • La visita a la planta de Chrysler en Saltillo nos permiti√≥ conocer de primera mano la eficiencia en el armado de los mejores veh√≠culos.

  • Los dif√≠cles caminos se vuelven f√°ciles con la animosidad y entusiasmo de los participantes en la ruta.

  • El demandante ascenso oblig√≥ a usar el 4L durante buena parte del recorrido.

  • El campamento irradi√≥ camarader√≠a en todo momento.

  • Parte del compromiso jeepero es devolver a la naturaleza un poco de lo mucho que nos brinda.

  • Una pared con una inclinaci√≥n de m√°s de 40 grados puso a prueba el temple de los pilotos m√°s expertos.

  • El apoyo mec√°nico es vital para sortear cualquier camino.

  • La diversi√≥n tambi√©n se manifiesta al bajar del Jeep.

  • Varias actividades est√°n destinadas a dar confianza y desarrollar las capacidades de manejo de los pilotos novatos.

  • ¬°Nos vemos en el siguiente Cuauht√©moc Camping Fest!

ediciones anteriores