Clientes con pasión
Clientes con pasi√≥n   
Corazón Dodge
Es de admirar todo lo que nuestros autos y pick-ups llegan a generar en quienes cotidianamente conviven con el producto. Es una relación tan estrecha. que se convierte en un estilo de vida.
Por Texto y fotos: John Miranda

Justamente en la pasi√≥n convergen el alto rendimiento con el entusiasmo de quienes ven en un Chrysler, Dodge o Jeep, la plataforma ideal para dar rienda suelta a sus m√°s bajos instintos velocistas o aventureros. Es el caso de Yuri Mendoza, un ferviente aficionado a nuestra querida Dodge, quien gusta de esa embriagante sensaci√≥n que otorga un V8 devorando sin piedad los 405 metros del cuarto de milla. ¬ŅLa base?: Un poderoso Dodge Charger Super Bee portador del motor m√°s impactante de la casa, el inmenso HEMI de 6.1 litros. De hecho, solo se fabricaron 20 y este auto es el n√ļmero 12.

El carro es espectacular por donde se le mire: el color, los rines, gr√°ficos, interiores y, por supuesto, el motor de alto desempe√Īo montado desde la f√°brica. Fue dif√≠cil resistirse a √©l y m√°s a√ļn cuando ya ten√≠a en mente lo que har√≠a con √©l.

Para orgullo de todos, el motor HEMI es fabricado en la Planta de Motores Chrysler, ubicada en Ramos Arizpe, México. De ahí es exportado a diferentes destinos de Norteamérica para ser colocado en varios Dodge y Mopar de alto rendimiento, como el Dodge Challenger, Charger y algunas camionetas o Jeep. Sin embargo, me llamó la atención escuchar a Yuri decir que ya sabía lo que haría con el auto, y cuando un verdadero aficionado a la velocidad afirma cosas de este tipo, el resultado se antoja totalmente radical:

Leyendo y estudiando la construcción de este motor, además de charlar con entusiastas estadounidenses y canadienses, fuimos haciendo una impresionante lista de los productos aftermarket ideales con los que hemos conseguido más del doble de potencia extra con respecto a los casi 500 que traía de fábrica. Agregamos, entre muchas cosas más, un impresionante supercargador Kenne Bell, que por sí solo mueve 2.0 litros de agua -la cilindrada de muchos vehículos comerciales- y cuenta con su propio sistema de enfriamiento, además de una computadora externa mediante la que podemos hacer el setting ideal para el auto, dependiendo su uso: pista, cuarto de milla, dyno o hasta para ir al cine.

No supe qu√© le sucedi√≥ primero a mi cerebro, si fue la confusi√≥n o la impresi√≥n. Por un momento habl√°bamos de un motor Mopar que de f√°brica entregaba casi 500 HP, y dos minutos m√°s tarde resulta que ese mismo motor actualmente genera ¬°¬Ņ1,052 caballos de fuerza?!, 'y a√ļn no abrimos el motor para reforzarlo', agreg√≥ Yuri, haci√©ndome notar que la fortaleza y capacidades con las que ha sido concebido este poderoso V8, van m√°s all√° de lo que explica el folleto o de nuestra propia imaginaci√≥n, convirti√©ndolo en un preciado valor al que los entusiastas llaman 'juguete', la diferencia es que en el caso de Yuri, esta diversi√≥n recorre el cuarto de milla en 10.63 segundos a 233 km/h, y ya se ha hecho acreedor a varios campeonatos en este certamen, le ha quitado el r√©cord a muchos autos que se mueven en el mundillo de los 10 segundos y, por supuesto, que luego de competir ?y ganar- sigue siendo un deportivo familiar que sin problemas circula en el diario tr√°nsito, o los lleva a comer. Despu√©s de todo, as√≠ es la vida de Yuri: Familia, salud, trabajo y, como dice el lema americano: Mopar or no car. ¬°Bienvenidos, entusiastas!


ediciones anteriores