Ram Hemi Sport Crew Cab   
Deportividad con clase
Toda la robustez necesaria para las más extremas tareas se une al poder de uno de los motores de mayor prestigio del mundo, mezclándose a su vez con un sutil toque de deportividad.
Por Texto y fotos: Carlos Quevedo

Hemi Sport se pensó para sacar el máximo provecho a la natural versatilidad de una Ram. Con posibilidad para sentar hasta seis ocupantes, una cabina robusta que no sacrifica en lujo y comodidad, todo el espacio y capacidad de carga para cualquier aventura y el emocionante desempeño de su motor V8 de 5.7 litros, parece que estuviéramos ante una de esas navajas que sirven para todo. Una compañera útil ante cualquier desafío.

Para cuando no se esté disfrutando de sus excelentes virtudes viajeras, Ram Hemi Sport estará lista para remolcar más de cuatro toneladas o soportar en su batea 700 kilogramos.

Es fácil convivir en total relajación sobre unos cómodos asientos, un aire acondicionado de rápido poder de enfriamiento o un sistema de sonido fiel, elementos que junto a una suspensión refinada, una suave pero aguantadora caja automática de seis velocidades y la sedosa, pero contundente entrega de poder de su propulsor, nos hacen sentir como si estuviéramos en un gran sedán de lujo y no en algo que en cualquier momento será capaz de salirse del asfalto y abrir camino a su antojo, siendo el único límite las agallas de su conductor. 

En su apariencia, Ram Hemi Sport quiere reflejar también su identidad, con rines de aluminio de 20 pulgadas, doble salida de escape y accesorios opcionales Mopar que van desde estribos laterales para facilitar el acceso o un adorno estilo fibra de carbono que recubre al imponente cofre.

A bordo, todo está pensado para durar y enfatizar la orientación ruda. La transmisión se opera mediante la tradicional palanca sobre la columna de la dirección, ofreciendo en todo caso la posibilidad de un manejo manual para cuando se circula en carreteras montañosas. Los seis asientos, además, están cubiertos de una fresca y gruesa tela. El ambiente extremo no sacrifica, como bien se comentó, en cuanto a los muy necesarios accesorios que velan por nuestra comodidad y seguridad, pues en este último apartado hay seis bolsas de aire, frenos ABS, controles de tracción y estabilidad o luces halógenas de doble óptica con encendido automático.

Como si no fuera suficiente, la tecnología está al servicio de la economía de uso. Eso por la alta resistencia de su construcción o por el sistema de ahorro de combustible MDS, que desactiva parcialmente cuatro de los ocho cilindros del motor cuando no se requieren, evitando así el desperdicio de gasolina.

Por último, una garantía de tres motriz de 7 años o 100,000 kilómetros es un soplo de tranquilidad.


  • La simpleza y la imponencia conviven en la siempre vigente y poderosa figura de RAM.

  • La funcionalidad domina la enorme cabina, cuya consola en la parte delantera se puede convertir en un tercer asiento. En total, seis pueden viajar. a bordo.

  • Activar la tracción a las cuatro ruedas o la reductora es una fácil tarea que implica girar una pequeña perilla.

  • El centro de entretenimiento nos deja conectar un celular y oír nuestra música favorita por medio de una intuitiva pantalla táctil.

  • Atrás el espacio sobra sea cual sea la talla de los afortunados pasajeros.

  • Los puertos y tomas en el interior aseguran que estemos siempre conectados.

  • La doble salida de escape es uno de esos sutiles detalles que anticipan el poder del V8 HEMI bajo el cofre.

  • Los estribos MOPAR facilitan el acceso a la amplia cabina.

  • Los rines mezclan estilo con robustez. nada de tamaños excesivos que sacrifiquen las capacidades todoterreno de RAM.

  • La autopista es su ambiente natural. El silencio de marcha y la comodidad nunca nos abandonarán.

ediciones anteriores