Punto de partida   
Este es el punto de partida
Ese carácter para ofrecer lo que pocos en la competencia se atreven, lo tiene Attitude: un nuevo parámetro para pensar en los autos de entrada al portafolio.
Por Héctor Torres / Fotos Carlos Quevedo

Decididos a ofrecer solo los vehículos más completos en nuestra gama, damos la bienvenida a la evolución del Attitude. Un sedán cargado de tecnología con la que llega a elevar la norma e instaurar los requerimientos mínimos para medirse en esta liga.

Y estos avances se evidencian mucho antes de siquiera abrir la puerta de su fresca figura. La orientación de faros y calaveras, así como la distribución de las luces de niebla con un resalte anguloso que las enmarca, son apenas un esbozo de su peculiar y actualizada constitución. Tras la inconfundible parrilla de la casa que imprime esa tajante determinación con su tangente acabado, trabaja una moderna pieza de ingeniería con la que otros siguen soñando en ofertar. Hablamos no de cuatro, sino de tres cilindros, que son el resultado de concebir a este Dodge bajo la premisa de la movilidad eficiente y los responsables de inyectarle un dinamismo estratégico. Su motor de 1.2 litros está específicamente diseñado para trasladar de manera holgada su masa sin perder de vista la máxima eficiencia de combustible. Por ello, produce decisivos 76 caballos de fuerza y 74 libras-pie de par; potencia que procura un rendimiento de hasta los 27 kilómetros por litro. Además, Dodge Attitude incorpora un elemento que únicamente se ve en los segmentos superiores. Su propulsor está acoplado a una transmisión tipo CVT, misma que combina una respuesta inmediata al pedal derecho como una suavidad tangible entre transiciones de marcha.

SIMPLICIDAD QUE ENCANTA
Con el nuevo Attitude se tiene un grado de sofisticación inédito en el segmento que también se presenta bajo un redefinido halo de accesibilidad. Si bien esto es claro antes de internarse al habitáculo, para conseguirlo ya ni siquiera es necesario meter la mano al bolsillo para encontrar el llavero. Con el sistema de proximidad integrado en la llave inteligente, que se incluye como equipo de serie en todas las versiones, basta acercarse al pie del estribo y presionar un pulsador bajo la manija para desbloquear los seguros. Ya adentro, estará esperando el botón de arranque en el extremo del tablero para poner en marcha al Dodge Attitude. Una vez en el puesto de mando, de inmediato salta a la vista un volante forrado en piel, de posición ajustable y con mandos incorporados que nos otorga completo control del sistema de sonido. Éste, por cierto, consta de un reproductor MP3 con puerto USB e interfaz Bluetooth que, de nuevo, se extiende a toda la gama como componente base. En esa misma línea figura una computadora de viaje con lecturas de consumo de gasolina disponibles y un indicador de la velocidad engranada, en el caso de que se opte por la caja CVT. Una de las grandes virtudes del Attitude es precisamente ésta, la de presumir una simplicidad de operación a la que no le hace falta nada, y misma que hace de los traslados cotidianos algo imperceptiblemente recurrente y disfrutable.
A este subcompacto no cuesta trabajo acostumbrarse. Cuando espejos, vidrios y seguros son de activación asistida, toda interacción fluye de manera natural. Y si a ello sumamos su instrumental de seguridad, entonces tenemos que cada una de las aristas que atendemos al buscar un acompañante confiable para la circulación diaria, están cubiertas. Attitude cuenta con doble bolsa de aire frontal y cinturones de tres puntos en las cinco plazas de forma estándar, frenos ABS y programa para distribuir la fuerza de frenado.

Con el Dodge Attitude se dibuja un límite, un estándar a partir del cual un carro que se precie de presentarse como alternativa para enfrentar los retos de la movilidad exigente debe valuarse.


  • Las líneas de carácter, familiares a la marca, siguen presentes.

  • Frenos ABS y distribución electrónica de la fuerza de frenado complementan la seguridad.

  • Al frente, un moderno diseño se conjuga con la tradicional parrilla de la casa.

  • Un ordenamiento de indicadores y mandos limpio predomina en el amplio habitáculo.

  • La transmisión automática tipo CVT garantiza un manejo suave y dinámico a la vez.

  • Bajo el sistema de sonido con manos libres destacan los controles del aire acondicionado.

  • Todas las versiones cuentan con el sistema de entrada y arranque sin llave Keyless.

  • Los controles de audio al volante también son parte del equipo de serie.

  • La computadora de viaje mantiene un registro constante del consumo de combustible.

  • Faros de niebla, rines de 15 pulgadas y manijas al color de la carrocería terminan su fresca estampa.

ediciones anteriores