Jeep Grand Cherokee SRT   
Valores absolutos
¿Qué motivación anima al proyecto de dotar con casi 500 caballos de potencia a un SUV? Lo que podría rayar en la demencia, con este Grand Cherokee termina haciendo todo el sentido del mundo.
Por Por Héctor Torres Fotos Carlos Quevedo

Famosos son los desarrollos de la división de alto desempeño SRT y hay una buena razón para ello. Los autos que este grupo de entusiastas ?y expertos? crea son una conjunción de los mejores atributos que todo vehículo debe tener: capacidades para rodar rápido, frenar con la misma eficacia y comerse las curvas de cualquier circuito sin olvidar la función esencial de un transporte confortable para el día a día. Y, sin ir muy lejos, es justamente lo que se observa en ejemplares como Challenger y Charger. Pero, ¿en Grand Cherokee? Parecería que, incluso para el radical preparador, ?tocar? un SUV cuyo propósito se aleja de los trazados de carreras por definición, es algo atrevido en el mejor de los casos. Pero no es así. Aunque se antoje falto de toda razón y como si se estuviera arrojando el pensamiento lógico por la borda, este bólido acababa siendo puro sentido común. Aquí la explicación.

Primero: a un V8 HEMI de 6.4 litros y 470 caballos de potencia no se le puede reprochar, refutar ni reclamar nada. No hay rango en el tacómetro en que no se sientan esas 465 libras-pie de par impulsando tanto metal con tan desenfadada naturalidad. El bramido del motor que acompaña cada descargo de entusiasmo, provoca que presionar el pedal derecho se convierta en adicción. Sin culpa, eso sí, porque incluso la tecnología de desconexión de cilindros está presente para equilibrar la balanza del consumo de combustible. Ahora bien, pese a que no es extraño encontrar una transmisión poco sofisticada para dosificar toda la energía de una planta de poder de estas dimensiones, la historia con este SRT es otra. Así, seguimos con una de las más modernas cajas del mercado a disposición del piloto, incluidos sus ocho escalones. Y, si de detenciones se trata, el sistema de frenos viene patrocinado nada menos que por Brembo. Esto es lo que se llama un tren motriz de altas prestaciones.

Al otro lado de la moneda, mientras, cada una de las características que se esperan de un utilitario se hacen notar de inmediato. Lo suave de la suspensión brinda la sensación de que se flota sobre nubes y se cae en cuenta que el exuberante lujo de cada amenidad en la cabina está ahí solo para garantizar la comodidad de los ocupantes. A través de la pantalla de 8.4 pulgadas en la consola central, puede accederse a toda la conectividad que el sistema de infotenimiento UConnect ofrece. En tanto, la cúpula de instrumentos proyecta datos vitales para el conductor en las siete pulgadas que abarca el centro de información tras el volante, confirmando que solo a tecnología de avanzada se ha recurrido para concebir a este colosal utilitario.

Con Grand Cherokee SRT, lo que pesa es lo que vale. Es decir, lo que verdaderamente marca la diferencia respecto de cualquier otro SUV es su capacidad para ir de una faceta a otra. Ahí es donde la electrónica hace lo suyo y también donde brilla por conjuntarlo todo. Basta un giro de la perilla Select-Track sobre la consola central para alterar por completo la experiencia de conducción. Así es como se pasa de una travesía a la montaña a un día en pista. La respuesta del propulsor se adecua, las suspensiones se adaptan e incluso la transmisión retiene o acelera los cambios según el modo seleccionado. La brutalidad de salir catapultados con el Launch Control haciendo chillar las cuatro llantas y el bramido del motor acompañando la sonrisa al rostro, se combina con la simplicidad de usarlo todos los días, sin perder un ápice de placer en lo cotidiano. Con tal armonía coexisten tan variados estilos de manejo, que lo único lógico resulta en preguntar por qué no se hizo antes. Y en no ser dueño de uno, claro.



  • La presencia que este SRT posee es innegable. Desde cualquier ángulo se sabe que no hay otro SUV de su tipo.

  • Tras el intimidante frente descansan nada menos que 470 caballos de potencia aspirada. La sofisticación la aportan los modernos grupos ópticos.

  • Ingeniería de primer nivel es la responsable de exprimir dos facetas tan antagónicas de un mismo vehículo: la versátil y la deportiva.

  • Tecnología LED está presente en las luces traseras para garantizar la mejor visibilidad en todo momento. Las micas oscurecidas son un toque de diseño extra.

  • El módulo de iluminación frontal combina las luces bi-xenón con las de luz de día en una sola unidad, las cuales se alternan según la función deseada.

  • El sistema de frenos, patrocinado por Brembo, mantiene las detenciones en el rango de los 35 metros de distancia. Se distingue por las pinzas carmín.

  • Lujo, confort y deportividad se mezclan en la cabina del Grand Cherokee SRT. Ahí elementos como los pedales en aluminio o los insertos alusivos en el volante.

  • Cinco modos de manejo están siempre disponibles al alcance de un giro a la perilla Selec-Track. Incluso el Launch Control puede programarse desde aquí.

  • Lo completo de su concepto se reconoce en la simpleza de sus mandos. Las paletas de cambio se ubican por encima del sistema de control crucero adaptativo.

  • Como advirtiendo que un HEMI de 6.4 litros no es ningún juego, el botón de encendido presume un llamativo color rojo.

  • ¿Qué sería de todo bólido sin asientos ex profeso para contener el cuerpo con su soporte aumentado? La frima del preparador tampoco falta.

  • Hundir el pie derecho tiene, al menos, dos consecuencias: adicción y la certeza de que se cuenta con todo lo que un vehículo debe ofrecer.

ediciones anteriores