Fiat 500L
Fiat 500L   
Creciendo juntos
Cuando llega ese momento en tu vida en el que empiezas a construir un futuro compartido, no significa que debas renunciar al estilo que siempre te ha caracterizado: Fiat 500L sigue siendo el auto para ti.
Por Por Jonathan Miranda Fotos Carlos Quevedo

Milena y Ralph se conocieron hace tres años. Su empatía se transformó en amor y ese amor en un proyecto de vida que hoy mira hacia el futuro. Es por eso que recientemente inauguraron el Streats, un pequeño y acogedor café en la colonia Roma donde, además de dar rienda suelta a sus inquietudes culinarias, comparten con clientes y amigos momentos muy agradables a lo largo del día. Ellos creen que la atención personalizada es un plus y lo explotan al máximo, generando un vínculo que los comensales aprecian a tal grado que el negocio progresa rápidamente. Ralph siempre se ha identificado con la marca Fiat, y el 500 es su auto preferido. Su nueva perspectiva de vida le plantea mirar su necesidad de transporte con una nueva óptica y el Fiat 500L es hoy su opción natural.

Era cuestión de tiempo para que Fiat trajera hasta nosotros la inminente evolución del pequeño 500, buscando continuar con éxito su peregrinaje en el territorio de los monovolúmenes de cuatro puertas. Así que 500L ha llegado con la misma frescura y actitud juvenil, aunque ahora con interesantes adiciones estéticas y funcionales. Pensemos por un instante todo lo que nos hubiera gustado tener en el Fiat 500L Pues bien, la espera terminó: todo ello ha llegado envuelto en una curvilínea silueta que por un momento nos confunde; y es que de primera impresión, el 500L podría pasar por un pequeño SUV que ha sido víctima de un tratamiento estético impecable donde todos los elementos útiles como faros, rines, el cristal del techo panorámico, las calaveras y molduras, consiguen darle continuidad al extra de dimensiones ganadas en esta versión, resultando en un diseño vanguardista que conserva el característico toque retro, recordándonos que no, no es un SUV, pero es tan funcional como el que más.

El Fiat 500L invita a dejar de pensar en pareja y salir acompañado por dos o tres integrantes que se acomodan sin problema en una banca trasera totalmente abatible, con la que se gana un útil espacio de carga dentro de un entorno del que destaca la inevitable sensación de amplitud obtenida por el techo panorámico y los cristales curvos de los postes "A". Una vez instalados, nos acompañaremos de un cálido entorno en cada recorrido; detalles y acabados que no escatiman en agradar a la vista o el tacto hacen que, involuntariamente, disfrutemos todo lo que el auto ofrece desde una privilegiada posición de manejo. Tenemos a disposición controles, palanca de velocidades y una pantalla táctil de 6.5 pulgadas situada al centro del tablero que contrasta con el resto de los acabados, recordándonos el espíritu retro y vanguardista de un auto que satisface las necesidades, tanto de carga como de transporte cotidiano.  

Aún no terminamos de disfrutar su diseño ni su amigable habitáculo, cuando el Fiat 500L nos recibe con un conocido sonido; se trata del eficiente motor MultiAir Turbo de 1.4 litros que da vida al pasional Abarth, listo para dar lo mejor de sus 160 HP apoyado de una transmisión de seis velocidades. Esta propuesta mecánica es un gran acierto, dado el incremento de peso y las intenciones utilitarias que el propietario necesite, de esta manera el coche se mantendrá decidido a crear una divertida y confortable experiencia, rodeado de diversos sistemas de seguridad como bolsas de aire, equipo eléctrico, control de tracción, frenos ABS, etc. ¿El resultado? Una marcha silenciosa, constante y bien dosificada de potencia que permite jugar con los alcances del motor en cualquiera que sea la situación de manejo.
Así pues, Fiat 500L ha llegado a romper las barreras del espacio, llevando a esta pequeña plataforma hacia otro nivel de confort y practicidad en compañía del elemento más valioso que tiene la gama: mucho estilo.


  • La misma frescura y actitud, pero con interesantes y funcionales adiciones.

  • Sus hermosos rines de 17 pulgadas realzan su carácter estético.

  • El espacio para carga también creció y las señas de identidad lucen orgullosas en su portón trasero

  • Su tratamiento estético es impecable, como corresponde a todo Fiat que se precie de serlo.

  • Elegantes interiores que agradan al tacto sin perder su toque juvenil.

  • La sensación de amplitud que otorga su techo panorámico es notable.

  • Diseño que conjuga retro y vanguardia de manera impecable.

  • La función sigue a la forma: los controles más elementales al alcance de tus dedos.

  • El confort y buen gusto son una constante en cada trayecto a bordo del 500L.

  • Un auténtico imán a la mirada.

ediciones anteriores