Chrysler 300C
Chrysler 300C   
Creación perfecta
Podrían existir 300 razones para decir que un auto podría ser el ideal, claro que mencionarlas y describirlas podría resultar un tanto complicado. Chrysler supo interpretarlas a la perfección creando este vehículo
Por Por: Jonathan Miranda Fotos: José Luis Ruiz

Estamos frente al auto más imponente de la firma americana, un símbolo de poder y lujo desmedido a disposición de su propietario, con la más completa gama de tecnología y desempeño, partiendo de un diseño robusto que con el paso del tiempo se ha ido matizando en los vértices curvos en las uniones de cofre, puertas, salpicaderas, cajuela y parrillas, justo de donde el Chrysler 300C adquiere toda su personalidad, acompañándose de faros bi-xenón y luces diurnas LED. Filos cromados recorren la enorme parrilla que, además, provee de mucho aire fresco al motor, y la zona más baja de la defensa, enmarcando a las luces de niebla. Dicho acabado también está presente en ventanas, espejos laterales, manijas y se une a las luces traseras de LED. ¿Quién dijo que el cromo había pasado de moda? He aquí la prueba de lo contrario, cuando el trabajo de diseño es sencillamente perfecto.


Lo anterior es sólo una atenta invitación al abordaje y es que, una vez que atrapa tu mirada, será difícil que resistas saber qué es lo que el habitáculo del 300C tiene reservado para ti. No existe detalle que no haya sido perfeccionado, desde los asientos calefactables con memoria de usuario y ventilación, una columna ajustable en profundidad y altura, y espejo fotocromático, hasta el espectacular techo corredizo de doble panel, entre un sinfín de atributos y amenidades  más. Sin embargo, haciendo homenaje a ese dejo de nostalgia y diseño retro, el Chrysler 300C presenta una pantalla digital de 7 pulgadas, justo en medio de los instrumentos tradicionales -también renovados-. En ella se encuentra contenida toda la información que el conductor necesita saber en tiempo real, ya que mantiene un vínculo constante con todos los sistemas de seguridad, desempeño y entretenimiento. En el entorno figuran detalles en madera, elegantes costuras y la suave piel cubriendo algunos paneles diseñados para guardar lo que necesitemos, siempre acorde con el diseño sobrio y elegante hasta en los mínimos detalles, como el botón de encendido o el E-Shift rotativo de la transmisión. El tema de tecnología juega un importante papel en el 300C, donde Uconnect es protagonista en entretenimiento, conectividad e información, mediante una pantalla de 8.4 pulgadas que también incluye navegación Garmin y gráficas en 3D.


Ya un poco más familiarizados con los atributos estéticos y de diseño, Chrysler 300C todavía guarda su mejor as bajo la manga para sorprendernos, aunque para fines prácticos esa carta la tiene bajo el cofre. Se trata del poderoso y eficiente motor V6 Pentastar de 3.6 litros, que hace mancuerna con la excelente transmisión automática TorqueFlite de ocho velocidades, un conjunto que resulta tan convincente como confiable en cualquier circunstancia, donde resalta una marcha exquisita y silenciosa. Pero lo mejor está por venir, y es que con sólo girar el E-Shift, la transmisión transforma la amabilidad de este sedán en una contundente respuesta, debido a que los cambios de marcha se alargan, el acelerador se torna más sensible y la dirección eléctrica sabe que es momento de ir tan rápido como los 292 HP lo decidan. Lo principal es que en cualquier modo de manejo, el 300C seguirá consintiendo a sus ocupantes, quienes, sin percibirlo, se encontrarán rodeados del paquete de seguridad denominado SafetyTec, en el que se incluyen sistemas como advertencia de choque, puntos ciegos, asistencia de carril y frenos adaptables a la velocidad, entre otros. A la altura de toda expectativa, en este auto uno se puede ver bien, viajar cómodo, seguro, rápido e incluso bastante rápido. Sólo Chrysler 300C sabrá cómo hacerlo todo bien.

 


  • Chrysler 300C representa el lujo y la tradición del verdadero auto americano. Su excelente porte y presencia son sellos característicos de su renovado diseño.

  • Una interesante mezcla de confort, tecnología y funcionalidad se ponen a disposición tanto del conductor como de los pasajeros. La conectividad de Uconnect y un sistema de navegación Garmin son la cereza del pastel.

  • En Chrysler 300C se ha cuidado hasta el mínimo detalle, muestra de ello es el excelso acabado sobre el control rotativo de cambios, E-Shift.

  • Desde cualquier óptica, Chrysler 300C luce bien equilibrado entre lo contemporáneo y su característico toque retro, detalle que siempre lo ha distinguido.

  • Un nuevo juego de rines contribuye visualmente, además de mejorar su desempeño; detrás de ellos, frenos ABS y discos ventilados mantendrán bajo control cualquier situación de manejo.

  • Desempeño envidIable y una marcha segura son el sello característico del motor V6 PentaStar, una joya mecánica que en Chrysler 300C genera 292 caballos de fuerza.

ediciones anteriores