Chrysler 200 Avándaro
Chrysler 200 Avándaro   
Hoyo en uno
Cuando pensamos en un auto que tenga el toque perfecto entre lujo y deportividad, no podemos pasar por alto al Chrysler 200, un compendio de buenas ideas que se acompañan de mucha personalidad.
Por Por Jonathan Miranda Fotos: José Luis Ruiz

Eso es justamente lo que transmite este imponente sedán al primer encuentro: líneas sutiles que van desde el cofre, por los costados y rematando en la parte trasera, manteniendo una constante en el diseño general del auto, al que se le ha incorporado un nuevo juego de faros principales con sistema de iluminación inteligente que no solo hace de manera excelsa su función, sino que también contribuye a enaltecer aún más el andar del Chrysler 200. La parte posterior es un tributo al buen gusto, donde conviven un exclusivo juego de calaveras LED, vistosas salidas de escape y un peculiar diseño en la tapa de la cajuela con el que además de vistosidad, gana la aerodinámica necesaria para desplazarse a cualquier ritmo.

Tal impacto visual, inmediatamente invita a estar a bordo del auto y, una vez acomodados sobre los asientos calefactables tapizados en piel, será difícil descender de él, ya que la cantidad de gadgets que Chrysler pone a disposición es tan vasta que habrá muy pocas acciones que no podamos realizar mediante la pantalla de ocho pulgadas del sistema UConnect. Haciendo gala de sus bondades ergonómicas, el 200 facilita el manejo de las funciones en la computadora de viaje o el Selector Rotativo de Cambios E-Shift de la caja de velocidades. Desde el volante, también tendremos fácil acceso a controles de telefonía, audio y manetas cambio para la transmisión, en caso de que optemos por un manejo más deportivo.

La seguridad de sus ocupantes es primordial en este vehículo, es por ello que diversas asistencias electrónicas como el monitoreo de colisión frontal, punto ciego, control de estabilidad, frenos ABS y ocho bolsas de aire lo vuelven uno de los más seguros de su segmento durante cualquier tipo de conducción que nos brinde el motor Pentastar V6 de 3.6 litro. Y es que con 295 caballos de fuerza a disposición, nuestros deseos velocistas quedarán más que satisfechos en complicidad con la novedosa transmisión de nueve marchas que, además de rendimiento, obtiene de esta motorización las mejores cifras de consumo.

Chrysler 200 demuestra una vez más que el atuendo es únicamente la carta de presentación, revelando su verdadera identidad justo antes de comenzar el juego.

Locación ad hoc

El Club de Golf Avándaro cuenta con 18 hoyos que se extienden entre el bosque, atravesando cañadas y riachuelos rodeados de increíbles paisajes. En él también hay un tee de práctica, así como entrenadores para todos los niveles.  No es necesario ser miembro para acceder al campo, basta con ser huésped del Hotel Avándaro y pagar una tarifa de acceso. 


  • Personalidad, es justamente lo que expira el diseño del Chrysler 200, además de versatilidad, calidad y buen manejo.

  • Las cualidades de lujo y confort se adaptan a las circunstancias, así como a las necesidades del conductor o pasajeros.

  • Un nuevo ícono de Chrysler y un prospecto del golf comparten escenario y la vida cotidiana.

  • Doscientos, el juego es perfecto para Chrysler con este imponente sedán.

  • Tras una emocionante y exigente jornada, nuestra golfista se consiente en el restaurante "Las Terrazas" del Hotel Avándaro.

  • Chrysler 200 estará listo en cualquier momento y en cualquier lugar.

  • La forma perfecta de la luz posterior se fusiona con tecnología LED.

  • La tecnología se hace presente; el control rotativo E-Shift de la transmisión situado en la consola central.

  • Lujo y ergonomía son valores agregados a la calidad y diseño de los interiores.

  • Entretenimiento y conectividad se rodean de los mejores acabados; la tecnlogía también es parte de Chrysler 200.

  • Los trazos fluyen y se mantienen constantes hasta en la parte posterior.

ediciones anteriores